Cómo afectan a las importaciones las fiestas navideñas en Asia

La planificación de las importaciones desde Asia para que la mercancía llegue a su destino en la fecha prevista implica tener en cuenta factores como el tiempo necesario para la fabricación, la duración del transporte y los festivos, tanto de aquí como de allí. Las fiestas navideñas en Asia tienen un carácter más bien comercial, pero la producción podría verse afectada en unos países más que en otros.

[wysija_form id=»10″]

Por si fuera poco, en países como China o India, los calendarios de producción y servicio entregados por los proveedores son poco fiables. Es una cuestión cultural y de organización del trabajo. Las fechas indicadas se corresponden a sus propios calendarios internos, afectados por los festivos y por su propia carga productiva, de modo que se hace necesario tener un representante permanente en el país que vele por el cumplimiento de los plazos. Bull Importer puede asumir esta función, presionando a fabricantes y proveedores para que los plazos europeos se respeten, independientemente del calendario de festivos en el país de origen.

Las fiestas navideñas en Asia tienen carácter social y comercial, heredado de las costumbres occidentales. Aun así, los calendarios internos de las empresas pueden verse afectados, por lo que conviene contar con un representante que vele por el cumplimiento de los plazos de entrega.

Un proceso como la importación, en el que intervienen tantos elementos, no puede dejar nada al azar, ya que unos pocos días de retraso al principio de la cadena pueden suponer varias semanas de más en la fecha prevista para disponer de la mercancía en nuestros almacenes. No cumplir con el calendario previsto puede suponer la paralización de la cadena de producción o la imposibilidad de cumplir con las entregas a tiempo, con las consiguientes pérdidas económicas.

En los países de tradición cristiana existen unos festivos conocidos por todos, por lo que es fácil anticiparse a ellos y evitar que influyan en nuestra productividad. Las fiestas navideñas en Asia se celebran por la influencia de las costumbres occidentales, por lo que la situación es diferente.

Las fiestas navideñas en Asia

Los países asiáticos tienen muy diferentes costumbres, religiones y festividades, por lo que en cada uno la influencia de la Navidad es diferente. Si algo tienen en común la mayoría de ellos, a excepción de Filipinas, es que se trata de una festividad de carácter más bien comercial.

China

La celebración de las fiestas navideñas en Asia no están vinculadas a las creencias religiosas y China no es una excepción. No obstante, en los últimos años han tomado cierta relevancia, que se refleja en un aumento de las ventas y de los viajes. El día de Navidad no festivo en China, aunque sí existen celebraciones en las principales ciudades, como Pekín, Hong Kong, Shanghái y Cantón. La razón fundamental es que es en estos lugares donde vive la mayor parte de occidentales afincados en el país asiático.

Es fácil encontrar numerosas calles decoradas con motivos navideños, villancicos e, incluso figuras de Santa Claus. Sin embargo, las grandes compras se realizan principalmente en su celebración del día de los solteros, algo así como nuestro Black Friday, con promociones e importantes descuentos en las tiendas. Es la población más joven la que muestra mayor preferencia por organizar cenas de amigos en Nochebuena y Navidad, aprovechando la ocasión para intercambiar pequeños regalos y tarjetas de felicitación.

India

En India, la situación difiere bastante. En primer lugar, porque viven en torno a 25 millones de cristianos en el país y, en segundo lugar, porque el día 25 de diciembre se celebra el Bada Din o Gran Día, que es fiesta una nacional en India importada por los colonos europeos y que se mantuvo después de su independencia.

Los barrios cristianos de las grandes ciudades, como Mumbai (Bombay) o Goa, celebran la Navidad adornando las calles con decoraciones navideñas, abetos y figuras de Santa Claus. Los creyentes abren las ventanas y dejan una luz encendida. Además, celebran los ritos propios de estas fechas, como la Misa del Gallo o la Epifanía.

La gran festividad en India es, en realidad, el Diwali o Festival de las Luces, que se celebra entre el 21 de octubre y el 18 de noviembre y dura unos 5 días. Las calles se llenan de luz, música y color, con espectáculos de fuegos artificiales por la noche, todo ello para celebrar el triunfo de Ram contra Ravana, que representan el Bien y el Mal.

Japón, Corea del Sur, Vietnam y Filipinas

La costumbre de celebrar la fiestas navideñas en Asia se extiende también a Japón, donde se instauró después de la Segunda Guerra Mundial. Al igual que San Valentín en Occidente, el día de Navidad, aunque no es festivo, las parejas salen a cenar, intercambian regalos y se juran amor eterno frente a un pastel especial de esta época del año.

Corea del Sur es el único país asiático donde el día de Navidad es festivo, aunque no tiene carácter religioso, ya que la mayor parte de la población es budista. Se trata de una celebración de tipo comercial, para la cual se adornan las calles con figuras de un Santa Claus muy particular: va vestido de azul y se le llama “abuelo Claus”. Los amigos y las parejas intercambian regalos y se reúnen para comer platos navideños, los niños reciben regalos y por las noches hay espectáculos de fuegos artificiales.

En Vietnam vive un gran número de cristianos, por lo que en estas fechas, aunque son laborables, las calles se llenan de color y se respira la fiesta. La principal celebración de Corea del Sur coincide con el Año Nuevo Chino.

Filipinas es el único país asiático donde la Navidad tiene verdadero carácter religioso, puesto que una gran parte de la población es cristiana por la influencia de la colonización española. Aunque las fiestas duran desde el día 16 de diciembre hasta la Nochebuena, desde el mes de septiembre es posible escuchar villancicos.

Así pues, aunque las fiestas navideñas en Asia impregnan el ambiente en numerosos países, en realidad los días festivos son prácticamente inexistentes. Las festividades que pueden afectar verdaderamente a las importaciones de Asia son aquellas propias de las costumbres ancestrales de cada país, como el Año Nuevo Chino, que suele caer entre finales de enero y principios de marzo.

Sillón Torre Eiffel Patchwork importado de China desde 26 dólares por unidad
Maniquíes de importación desde 32,1 dólares la unidad