Aspectos esenciales para pymes importadoras de China y otros países

La importación de productos con gran demanda y rotación es una estrategia que puede dar muy buenos resultados si se cuenta con una empresa que ofrezca asesoramiento profesional y que facilite las gestiones internacionales con eficacia. Elegir un producto rentable, personalizarlo con su marca y calcular correctamente el precio de venta final son las claves para las pymes importadoras. Sin embargo, experimentar por cuenta propia o equivocarse en la elección de la empresa de gestión puede salir carísimo.

En plena era de la globalización, las facilidades para las pymes importadoras de productos procedentes de mercados asiáticos han impulsado la creación de muchos negocios exitosos. Si se cuenta con el respaldo de una empresa de gestión integral, que tenga buenos contactos y una dilatada experiencia en importaciones desde Asia, es posible negociar precios mucho más ventajosos que si se hace por cuenta propia.

Las pymes importadoras cuentan en la actualidad con muchas facilidades para realizar operaciones de comercio exterior. Sin embargo, es aconsejable contar con una empresa de gestión integral que simplifique los procedimientos y negocie con los proveedores

Las oportunidades de comercio internacional para las pymes importadoras son abundantes en la actualidad. Sin embargo, antes de comenzar un negocio de importación de productos de Asia es preciso analizar cuatro puntos clave que determinarán en buena medida el éxito de la operación.

Seleccionar un producto rentable

Los expertos en marketing aconsejan elegir un producto con una elevada demanda y una gran rotación en el mercado de destino. Los regalos de empresa, las mercancías estacionales, los suministros para hostelería (ropa de cama, toallas, mantelerías…) o las materias primas para ciertos sectores que necesitan proveerse de grandes cantidades de producto (alimentación, cosmética, construcción…) son algunos ejemplos de mercancías fáciles de importar por su gran consumo. Este tipo de operaciones son rentables si se importan grandes volúmenes de mercancía, para lo cual hay que pensar en el almacenamiento y en el calendario de salida del producto.

En este sentido, para comenzar un negocio de importación conviene centrarse en un único producto que se conozca en profundidad. De esta forma, sera más sencillo para las pymes importadoras encargar la fabricación o la importación con las especificaciones necesarias y sin errores.

Un factor importante a la hora de elegir un producto es su posicionamiento en el mercado. Hoy día es muy complicado encontrar una mercancía realmente novedosa, por lo que hay que buscar diferenciación, ya sea por la calidad, la originalidad, el precio o cualquier otro elemento. Crear una marca para los productos no es complicado ni costoso. Como contrapartida, añadir un logotipo al producto y al envase servirá para añadir valor a la mercancía.

Elegir un proveedor de confianza

La cantidad de proveedores que podemos localizar en el mercado asiático es innumerable. Sin embargo, no todos ellos ofrecen la misma confianza. Antes de cerrar un contrato con un proveedor habrá que reunirse con varios para verificar su capacidad de producción, su solvencia y su compromiso con las fechas de entrega.

Las ferias son un excelente escaparate para que las pymes importadoras entren en contacto con los proveedores. Sin embargo, esta labor puede ser muy costosa en tiempo y dinero si se programan reuniones con cada uno de ellos. Contar con un aliado como Bull Importer que haga la labor de investigación y selección simplifica enormemente el proceso.

Aun así, antes de realizar el pedido es recomendable pedir muestras del producto para verificar que cumple con las especificaciones y los requisitos para su importación.

El transporte

El transporte de la mercancía desde Asia tiene un coste que no se puede pasar por alto, ya que cualquier pequeño error puede costar una fortuna. Las dos formas principales de transporte son por vía aérea y por vía marítima.

El envío aéreo suele ser eficiente para cargas de alta densidad y poco volumen, como los productos de plástico o de metal. Una de sus principales ventajas es el ahorro de tiempo. Sin embargo, es el medio más caro y no es viable para cargas de gran volumen.

El envío marítimo tiene un coste más económico, aunque los plazos de entrega se demoran más tiempo. Es el transporte idóneo para cargas de gran volumen y para cargas pesadas. Un aspecto básico para hacer un envío marítimo es el cálculo de los tiempos.

Comercializar el producto

Antes de comercializar el producto hay que considerar todas las variables que servirán para determinar su precio final. Al precio de coste de la mercancía hay que sumar las condiciones de expedición y el coste de la entrega, entre otras cosas. De esta forma se puede conocer si el producto será competitivo o no.

En el precio de venta final se deben repercutir los márgenes de distribución (importador, distribuidor, detallista), los gastos de transporte, seguros, gastos financieros (comisiones, cambio de divisas…), viajes a ferias, margen comercial, aranceles y aduanas. El coste de aduanas incluye el despacho de exportación/importación y los impuestos o tasas que graven la entrada de productos.

Bull Importer gestiona todos los trámites administrativos, aduaneros y logísticos. Entregamos a nuestros clientes una factura única que incluye todos los conceptos mencionados, en euros y con total transparencia.

Cómo encargar mamparas de baño para su importación desde China
Smartband, el dispositivo wearable para importar de Asia